Aluvión en el norte: Las huellas de un abandono

Afectados reclaman mala organización por parte del gobierno.

Denuncian falta de política de emergencia para recibir ayuda en las zonas afectadas. 

Por Romina Arias, Diego Pacheco y Francisco Becerra

El 1 de abril de 1914, un terremoto de 8,2° Richter afectó gravemente a la zona de Iquique, provocando serios daños estructurales y generando un proceso de reconstrucción que hasta el día de hoy no está en un 100%. Posteriormente el 23 de marzo de este año, un aluvión ocasionado por el exceso de lluvia trajo graves daños en Copiapó, Chañaral, Diego de Almagro, Alto el Carmen, entre otras localidades. La tragedia ocasionó más de 30 muertos y cerca de 100 desaparecidos.

Ambos eventos estuvieron marcados por la reacción inmediata de las autoridades y los chilenos, donde la ayuda era entregada a cada damnificado para enfrentar de apoco esta situación, pero con el pasar del tiempo, esta ayuda ha ido disminuyendo y los centros de acopio ya no reúnen donaciones, como lo fue en un principio.

Debido a la poca ayuda recibida por los habitantes, diversos chilenos se organizaron para colaborar de manera particular en las zonas afectadas. Una  de ella es la actriz de canal 13 Daniela Nicolas, quién organizó una compaña a través de las redes sociales para reunir donaciones, logrando en 48 horas recaudar dos millones de pesos.

 

 

Una de las causas de lo ocurrido en el norte, ya sea al prevenir la emergencia o al distribuir bien la ayuda que llegaba al lugar, es la poca o nula organización y comunicación por parte de las autoridades hacia los afectados, e inclusive entre ellos mismo. Así lo asevera la periodista María José del Solar, quien estuvo en el lugar durante 15 días.

 

Si bien, según los habitantes, la ayuda por parte del gobierno no llegaba de manera equitativa y rápida, los voluntarios fueron parte fundamental en el lugar para distribuir la ayuda a los cientos de afectados por el aluvión. Para ello, el instituto Nacional de la Juventud fue una de las organizaciones encargadas de repartir voluntarios a las zonas de emergencias, tal como cuenta el director de Voluntariado de la INJUV, Cristian Román.

 

Toda ayuda siempre sera necesaria, ya sea al momento de lo ocurrido o posteriormente y no solamente cuando la zona se encuentra en estado de excepción, es por esto que Tussel Caballero, habitante de Copiapó quien perdió su casa y su lugar de trabajo producto de la ultima  catástrofe, asegura que el norte sigue abandonado y que ademas de este problema, la zona enfrenta otras adversidades.

 

Pero… ¿Está realmente el norte abandonado? Esa es la pregunta que se hacen los habitantes de las zonas afectadas en el norte y trataremos de resolver a continuación en el siguiente vídeo.