Eduardo Bonvallet, el “gurú” de la vida

  • Dueño de un legado innegable, el comunicador que se convirtió en una de las voces más influyentes del mundo futbolístico de las últimas décadas.

 

Eduardo Bonvallet no escatimó recursos cuando se trababa de Chile y su fútbol, criticando a jugadores, técnicos y dirigentes deportivos por malos rendimientos o malas prácticas, lo que lo hizo merecedor de un paso por la cárcel además de reiteradas querellas.

Sin embargo, el ex futbolista ganó muchos adherentes por ser el precursor de que los hinchas fueran con la camiseta al estadio, en una época donde la selección chilena estaba hundida en la mediocridad.

Su estilo directo y confrontacional; sin pelos en la lengua y sin achicarse frente a nadie. Fue un revolucionario de las comunicaciones y con su discurso logró ganarse al pueblo chileno para así motivar a una generación que le dio gloria a Chile.

El autodenominado “Gurú”, junto a su famosa pizarra, comenzó con programas radiales y llegó a la televisión como uno de los más conflictivos personajes de la pantalla chica.

Eduardo fue un factor fundamental para que se fuera al estadio con la camiseta de la selección. Eso fue un cambio que yo diría que el 98 por ciento es obra de él, a través de las campañas para que la gente fuera al estadio y gritara como grita hoy”, expresó Felipe Bianchi, periodista deportivo y amigo del Gurú.

Sin embargo, como todo ser humano, no estuvo exento de problemas a lo largo de su vida, lo que le trajo serios problemas en su salud. No tan sólo sufrió de depresión, sino que también tuvo que luchar contra un cáncer gástrico, el cual no fue rival para Bonvallet. Aun así, su hermética forma de ser, dictaminó que el camino a seguir fuese el suicidio.

Reportaje sobre Eduardo Bonvallet.