Las desventajas de un importante parque santiaguino:

Un lugar que por el día se llena de niños, ciclistas y mascotas, al anochecer se invade de jóvenes que solo buscan  consumir drogas y alcohol.

Las autoridades aún no plantean una solución para acabar con esta problemática.

El Parque Forestal está ubicado en el corazón de Santiago,  mantiene una invitación constante a disfrutar de lo natural, cultural  y artístico, siendo un punto de reunión para muchas personas, pero los últimos años se ha visto intervenido y contaminado por la acción humana, los trabajadores de la zona advierten el peligro inminente que intimida cuando llega el anochecer.

El Parque es un verdadero  pulmón verde para la ciudad,  atrae a personas de diferentes lugares, quienes disfrutan de las actividades culturales que éste les entrega durante el año.  Sorprende con panoramas para todos los gustos e intereses; Ferias del Libro, teatro, documentales al aire libre y por sobretodo; un buen lugar para hacer deporte.

Lo más reciente e innovador fue en el año 2012, cuando se inició la construcción de una ciclovía que conecta desde Puente Pío nono hasta el Río Mapocho. Por otra parte, su entorno invita a conocer el Monumento a Escritores de la Independencia, el Palacio Bruna, el Museo de Bellas Artes y el Museo de Arte Contemporáneo. Sin embargo, de noche parece ser un panorama completamente distinto. El mismo lugar que por el día se llena de niños, ciclistas y mascotas, al anochecer se invade de jóvenes que aprovechan el poco control policial para consumir drogas y alcohol.

El entorno que cuidan día a día los vecinos del sector, se convierte como ellos mismos califican; en un motel y en baños públicos todos los fines de semana. Pese a los incesantes reclamos por parte de la comunidad, los problemas siguen sin solución. La Concejala Esperanza Alcaíno se refiere el problema: “el municipio lo fue dejando de lado, esta es mi percepción, un poco nos fuimos olvidado porque tenemos otros incendio y otros barrios que son mucho más prioritarios en la comuna, y en esa cosa que el municipalidad lo dejo pa’ atrás empezaron a saltar alertas de los mismo vecinos diciendo ojo acá en el parque estamos viviendo `problemas d seguridad importante” Ella cree que la solución es iluminar más el sector pues “ donde hay luz el pasto está más limpio, nadie se va a acostar allá, ni a revolcar, digamos que está más protegido”.

El municipio a pesar de estar al tanto de la situación, no parece estar trabajando en conjunto con los funcionarios del parque. Una de las trabajadoras se refiere bastante molesta por la falta de protección durante su actividad laboral. “Nos tenemos que proteger con los mismos indigentes, y uno nunca sabe si va a llegar en buenas condiciones a su hogar”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.