Estadio Nacional: Un lugar de recuerdos vivos

  • El mayor reducto deportivo del país, que por nombre hace referencia a una nación, es un nexo activo hacia los tiempos de tortura de parte de la dictadura.
  • El Coloso de Ñuñoa, más conocido Estadio Nacional, mantiene intacta sus monumentos en honor a los torturados y detenidos desaparecidos.

 

Los monumentos y sectores no remodelados del Estadio Nacional son una fuente de información importantísima a la hora de recordar las atrocidades que se cometieron en los tiempos de dictadura.

Pero actualmente el Coloso Central del Estado Nacional no sólo guarda historia en lugares como los camarines conservados o la escotilla 8, sino que también en su gente, como es el caso de Manuel Méndez, quien, fue torturado en este mismo lugar en 1973, y donde hoy también trabaja.

A pesar de haber sido un corto periodo de tiempo en el que se ocupó el estadio para estos fines, las torturas siguen grabadas en la memoria de Manuel. Cada pasillo, cada pared, guarda una historia, y este para él es un periodo que no debe ser olvidado.

En muchos países estas historias se han repetido, es por ello que para Manuel Méndez es importante contarlas. “Nosotros somos los encargados de dar a conocer a ustedes y al mundo la historia negra que tiene este país llamado Chile. Nunca lo van a encontrar en un libro de historia, porque esta verdad no es comerciable”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.