Kubrick transgresor

 

El director retrató un estilo particular en sus largometrajes de difícil aceptación para su época, pero que para muchos se transformó en objeto de culto.

 

Enamorado de las cámaras desde que su padre le regaló una a sus cortos 10 años, Stanley Kubrick  con el paso del tiempo, demostró su creatividad y minuciosidad con estilos basados en el expresionismo, causó gran revuelo por supuestos mensajes subliminales.

 

El Neoyorkino mandó a crear un nuevo lente a la nasa,  grabó la escena 127 veces, separó a los actores para que no se conocieran e hicieran un mejor trabajo; e incluso  hizo que la naranja mecánica fuera censurada en varios países por su contenido explícito. Sólo por nombrar unas pocas cosas.

 

¨Ningún crítico me ha aclarado jamás ningún aspecto de mi trabajo¨, argumentaba Kubrick, cuando periodistas le preguntaban por el contenido de sus filme, mientras se acusaba que sus escenas excedieron el límite del pudor.

 

Obsesionado con los planos exactamente centrados, dedicó todos los últimos años de su vida a encontrar la perfección en sus cintas. De hecho, murió mientras grababa “ojos bien cerrados” película que habla de los secretos de la sociedad e, incluso, se llegó a creer que no fue accidental.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.