La gran deuda del MINSAL: Salud Mental

La falta de recursos hace que chile sea uno de los principales afectados a nivel mundial.

La sociedad necesita comprender y empatizar con este tipo de enfermedad que se ha vuelto un tema tabú.

Diego Castro 18/05/2018

La silenciosa expansión de enfermedades mentales en Chile crece de manera acelerada tal como los tiempos en que se desarrolla la sociedad. Una de ellas es la depresión, la cual afecta a gran parte de la juventud chilena.

Con cifras que mantienen a Chile dentro de los países con más altos índices de depresión en Latinoamérica y además que las tasas de suicidio crecen anualmente según la OCDE, las políticas públicas no dan abasto para regular semejantes cifras. Por otra parte la sociedad tampoco cumple un rol de ayuda para la gente que padece esta enfermedad, ya que tienden a normalizar o externalizar este tipo de problemas.

En Chile las condiciones de financiamientos son insuficientes para alcanzar objetivos en materias de prevención, tratamiento y respaldos. Pareciera que para los gobiernos de turno estas cifras no son alarmantes, puesto que la inversión que hace el poder ejecutivo es ínfimo a la realidad que se vive, tan solo un 2% de presupuesto nacional es invertido en políticas públicas de salud mental, se aleja de lo que se propuso que era un 5%, como los países de grandes ingresos.

Estas reveladoras cifras son la cruda realidad de la carencia de una Ley de Salud Mental y una precaria ayuda económica, lo que refleja la falta de compromiso del gobierno que está al debe con sus pacientes mentales. No ocuparse de estas materias sale más caro que el tratamiento mismo, y aún así el panorama no parece cambiar mucho.

Leave a Reply

Your email address will not be published.