La historia de la Virgen del San Cristóbal

Virgen_San_Cristóbal

La historia de la Virgen del cerro San Cristóbal

 

  • Fue subida a la cumbre de forma manual
  • Es considerada como un icono de la ciudad de Santiago

 

 

En la cumbre del cerro San Cristóbal, se encuentra lo que hoy se considera un ícono de Santiago: la estatua de la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

 

Este monumento, que vela sobre la capital, llama la atención por sus 14 metros de altura, 36 toneladas de peso y el esfuerzo que debe haber existido en su construcción en una época que no contaban con los mismos avances de los que existen hoy en día.

 

Partiendo su construcción en 1904, recién fue el 26 de abril de 1908 cuando se inauguró la estatua que se construyó para celebrar el aniversario de los cincuenta años de la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción. Al no existir un lugar para peregrinar, se decidió construir en el cerro más alto de la ciudad para que gran parte de Santiago lo pueda ver y también, porque había suficiente espacio para poder recibir una gran cantidad de personas.

 

Al decidir cuál iba a ser el monumento a construir, se eligió como modelo la estatua existente que se encuentra en Roma bajo el nombre de “Virgen de Roma” del autor Giuseppe Obici mientras que, nuestro entonces embajador Enrique Salvador, se hacía cargo de la producción. Se puede apreciar que la cinta en la Virgen se encuentra por encima del vientre lo que significa que se encontraba embarazada.

 

 

Uno de los hechos históricos en nuestro país giró en torno a esta Virgen cuando el Papa Juan Pablo II, en 1987, hizo una visita a este santuario y es por esto que, en el 2011, se puso un memorial en el lugar dedicado a este acontecimiento que busca entregar una solución perpetua, digna y económica al país.

 

Esta estatua, hecha con hierro fundido, no necesita de mucha mantención, hace 5 años se volvió a pintar para recibir a los peregrinos pero esta acción no se realizaba desde la visita del Papa.

 

Las complicaciones

 

Según Mario Díaz, el administrador del Santuario, muchos reclaman “la virgen le da la espalda a los pobres de Huechuraba” lo que él rechaza tajantemente de que sea así y agrega que en el tiempo en el que se construyó, esas poblaciones no existían.

 

Actualmente, es una gran área recreativa que cuenta con distintos atractivos: un parque zoológico, la cúpula, un centro cultural, un jardín botánico, distintas rutas para hacer senderismo y una Casa de la Cultura Anahuac. Este lugar se ha considerado como un atractivo turístico tanto para personas religiosas como las que no.

 

El acceso al cerro puede ser en vehículo por Pedro de Valdivia Norte o peatonalmente por senderos y/o funicular por el acceso ubicado en Pío Nono. El horario es los lunes de 13:00 a 19:00 y de martes a domingo de 10:00 a 19:00. La entrada a este lugar es totalmente gratuita, pero si se quiere asistir en auto, existe un peaje de 3.000 pesos.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.