Pide lo que quieras

Dentro de la historia popular son muchas las historias que hay en torno a los muertos, llegando incluso a trascender las fronteras.

Todos estos relatos se basan únicamente en la fe ciega de la gente, ya que aún no se ha podido comprobar su veracidad ante la ciencia.

A pasos de la entrada por Valdivieso al Cementerio General, se encuentra la animita de Orlita Romero, la llamada novia. Sobre su muerte se cuentan distintas historias, pero la más famosa, es que al llegar al altar por un matrimonio forzado, cayó al suelo inconsciente, muriendo al instante.
Esta es una de muchas otras animitas que se encuentran en el país. Calles, autopistas y cementerios, son lugares donde familiares o personas hacen en honor a los fallecidos en ese sitio. Muchos creyentes de estos santuarios piden deseos que en algunos casos se cumplen, por lo que los llaman milagrosos.
La difunta Correa es otra de las animitas más famosas, y no sólo en Chile, ya que su historia conmovió de tal manera a la gente, que se ha convertido en un ícono de este ámbito en todo Latinoamérica. Cuenta su historia que murió en el desierto, agotada por la falta de alimentos y agua, pero sólo su hijo se salvó gracias a la leche que aún salía de sus pechos. Debido a eso es que ha sido otro de los focos de las peticiones o mandas que la gente les suele hacer.
Muchos llaman a estas prácticas una fé ciega, ya que no está totalmente comprobado que los milagros existen, pero lo cierto, es que el ser humano siempre va a necesitar algo a lo que aferrarse, sin importar qué tan racional o poco lógico sea.

A continuación, puedes revisar el reportaje completo: