Violencia en las marchas: un mecanismo de distracción

  • Los movimientos estudiantiles se tomaron las calles en el 2006, sin embargo, sus propuestas por una mejor educación pasaron a segundo plano por la violencia en las manifestaciones.
  • Primero fueron los estudiantes secundarios, luego en 2011 los universitarios lideraron esta cruzada pidiendo educación gratuita, encabezados por: Camila Vallejos, Giorgio Jackson y Gabriel Boric.

A través de los años, las manifestaciones masivas han sido la manera para mostrar el descontento de una sociedad molesta, siendo estas una convulsión social. El Movimiento Estudiantil ha sido  hasta hoy el máximo referente en cuanto a protestas, generando grandes logros desde el 2006, sin embargo, esto se ha visto opacado por la violencia, entre manifestantes y fuerzas policiales, que nubla y desvía la atención de su eje principal para así obtener los resultados esperados. Dentro de esta espiral de violencia, los encapuchados toman protagonismo y así se pierde el foco principal, que en el caso de los estudiantes es la Reforma Educacional. Otra arista que no se puede ignorar, son los presuntos infiltrados en este caso, Carabineros. Teniendo estas dos situaciones, se busca plasmar el problema de comunicación entre estudiantes y el Estado.

“Cuando una ley es injusta, lo correcto es desobedecer”- Ghandi.”

La Marcha de los Pingüinos

Desde el 2006 los estudiantes secundarios salieron a la calle a protestar y exigir cambios, entre ellos fue: PSU gratuita, uso de 24 horas del Pase Escolar ; también mejorar las condiciones de infraestructura, en donde se realizaba la enseñanza, sin olvidar una reformulación a la calidad de educación y, por último, la regulación como deber del Estado. Todo durante el primer mandato de la Presidenta Michelle Bachelet. De estos puntos, se sumó el mayor logro de las demandas estudiantiles que fue el Consejo Asesor Presidencial para la Calidad de la Educación, compuesto principalmente por agentes del sector estudiantil como docentes, especialistas y una gran variedad de integrantes del sector educacional.

Debido a la vestimenta estudiantil de los secundarios en 2006, este movimiento fue nombrado como “La Revolución Pingüina”, debido a la similitud de colores entre los uniformes y estas aves.

En 2009 se creó la nueva Ley General de Educación (LGE), reemplazando la Ley Orgánica Constitucional De Enseñanza (LOCE), que fue promulgada por Augusto Pinochet, en 1990.”

A finales del 2010, durante el gobierno de Sebastián Piñera, se aprobó el proyecto de Reforma Educacional en la Cámara de Diputados.”

 

 

La unión hace la fuerza “Movimiento Estudiantil (2010-2011)” 

“El movimiento llegó para quedarse” Camila Vallejos 2011

El movimiento estudiantil se fue debilitando hasta cierto punto, para luego aumentar su presencia en las calles cuando aparecen los tres mosqueteros de la educación. Los nombres de Camila Vallejos, Gabriel Boric y Giorgio Jackson marcaron esta importante etapa.

El 28 de abril será recordado como el antes y después de las movilizaciones masivas, con un total de 8 mil estudiantes en las calles, aunque sin olvidar los daños colaterales provocados por tan gran marcha.

Lo anterior, derivó en un Paro Nacional el 12 de mayo del mismo año, convocando a 15 mil manifestantes de diferentes grupos de actores sociales, tales como CONFECH (Confederación de Estudiantes de Chile), Colegio de Profesores, Agrupación de Empleados Fiscales, la CUT (Central Unitaria de Trabajadores) incluyendo además a los secundarios, sindicatos e incluso funcionarios del Ministerio de Educación. La idea principal era poner fin al lucro en la educación y recuperar la educación pública.

Fue tan grande la convocatoria y la empatía de los diferentes sectores de apoyo, incluyendo a familias, que se realizaron un enorme número de marchas. Estas estaban caracterizadas por la creatividad de los organizadores que sorprendieron con actos tan llamativos como La Besatón y un flashmove de Michael Jackson, donde todos bailaron al ritmo de la canción Thriller en la Plaza de la Ciudadanía.

 

De la creatividad a la violencia

Lamentablemente,  debido a las marchas, los daños a los inmuebles del Estado y bienes privados, fueron directamente proporcionales a la cantidad de personas que asistieron a cada convocatoria.

Según el Gobierno, los daños provocados ascienden a mil millones de pesos para el sector de bienes privados y 200 millones de pesos en el sector público.

De acuerdo a los datos entregados por la Intendencia y el Ministerio del Interior a CIPER en el 2011 los gastos fueron los siguientes:

Regiones Gastos Totales
Tarapacá 183.000.000
Antofagasta 9.000.000
Atacama 47.600.000
Coquimbo 8.000.000
Valparaíso 64.950.000
O’Higgins 5.000.000
Maule 500.000
Biobío 23.000.000
Araucanía 3.500.000
Los Lagos 12.650.000
Aysén 10.000.000
Magallanes —————-
Metropolitana 188.500.000
Los Ríos 41.000.000
Arica y Parinacota 20.810.000
Total país 617.510.000

 

Enlaces: http://ciperchile.cl/wp-content/uploads/COSTOS-PRINCIPALES-MARCHAS-EN-COMUNA-DE-SANTIAGO.pdf

Costos principales comunas de Sgto. Costos
Marcha Hidroaysén 20 de mayo 50 millones de pesos
Marcha estudiantes 12 de mayo 25 millones de pesos
Marcha estudiantes 26 de mayo 35 millones de pesos
Marcha estudiantes 16 de junio 23 millones de pesos
Marcha estudiantes 30 de junio 50 millones de pesos
Marcha estudiantes 14 de julio 22 millones de pesos
Manifestaciones 4 de agosto 50 millones de pesos
Marcha estudiantes 9 de agosto 70 millones de pesos (preliminar)
Total aproximado 325 millones de pesos

 

Algunas cifras del 2011 no fueron nada alentadoras, con 17 estudiantes heridos, 98 carabineros agredidos; diversos incidentes en la vía pública y cifras que superaron los 1000 detenidos, son estadísticas que han aumentado con el pasar de los años.

El 2015 no ha estado exento de nuevos incidentes que siguen desviando la atención que es lograr cambios en la educación chilena y obtener los beneficios que esperan los estudiantes.

El último gran movimiento, por parte del Gobierno, fue durante la Cuenta Pública realizada en el Congreso Nacional (Valparaíso) el 21 de mayo de este año, donde la Mandataria, Michelle Bachelet,  dio a conocer diferentes modificaciones entre ellas el área de salud, laboral y de educación. Este último, causó una gran controversia para los actuales dirigentes estudiantiles por no satisfacer de forma completa sus peticiones para obtener educación gratuita total.

“No vemos nada muy novedoso seguimos en un segundo 21 de mayo sin hablar de educación pública, por ejemplo. Nos preguntamos cuándo el Gobierno va a discutir sobre cómo se fortalece y cuáles son sus expectativas respecto a esto”, afirmó Valentina Saavedra, según EMOL.

“Este gobierno tiene una fascinación por la ambigüedad que le hace mal a la política”, declaró Gabriel Boric para The Clinic.

Un futuro incierto

A pesar de que el tema principal es la Reforma Educacional para obtener educación gratuita y de calidad,  el foco de atención se ha desviado en el conflicto entre estudiantes y el Gobierno, producto de la violencia en las calles entre carabineros y encapuchados, quienes pasan a ser protagonistas de las marchas, ensuciando el movimiento que busca los máximos beneficios para la sociedad.

El movimiento, sin lugar a dudas, ha avanzado desde el 2006 hasta el 2015, pero ha acarreado daños colaterales, tanto para la sociedad como para el Estado. La Reforma Educacional marcha a paso lento, aunque no muy seguro, tropezando con incidentes tan graves como el del estudiante Rodrigo Avilés, quien es una víctima de la Espiral de Violencia. El futuro es incierto, la obtención de cambios en la educación está a la vuelta de la esquina, esta solo dependerá de la cohesión civilizada entre los protagonistas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.